.

"A través de la escritura me relaciono con todo." Marcela Ramírez





miércoles, 25 de octubre de 2017

fulgor sonoro

Fulgor sonoro es una colección de plaquetas que inicia con la edición de cinco autores de GUAU!


La mariposa de Miguel Ángel Astrada

Affaire internacional de Norma Flor
Adán y Eva de Ramón Garay
Più avanti! de Andrés Otaduy III
El árbol de la vida de Jonathan Vara


Aquí, una selección de los textos publicados:



Una mariposa es como un lirio
que brilla al amanecer y tiene
muchos colores blanco-negro-
violeta- amarillo y tiene que
posarse en una rama para saber
volar y después sale al aire y se diluye.

Una mariposa es un elemento
que se expande sobre superficies terrestres.

Miguel Ángel Astrada



Allí conocí al cantante Armando Manzanero. Era tan bajito que apenas se lo veía en los suntuosos sillones. Pero el furor fue cuando llegaron Sandro y Leonardo Favio con su esposa Carolita. Todo Asunción se revolucionó. Tal era la cantidad de admiradoras y su fanatismo que hasta sobornaban a los botones para poder subir a las suites de los artistas. Fue todo un acontecimiento en el Paraguay.
Norma Flor
Fragmento de Affaire internacional.



Luz blanca

La noche
termina
comienza
el amanecer
mortecina luz
comienza a alumbrar
delicada luz
del amanecer blanco.
                              Ramón Garay



Imagen naïf
Apareció una imagen naïf en el portón del garage de mi casa de 27 de Febrero en Rosario. Es una imagen aniñada.
Naïf eran Los Tres Chanchitos. Uno de ellos era Pinky, el que construía la casa de material. Cuando vimos la pelícua, mis padres empezaron a llamarme Pinky (rosadito) por mis cachetes. Ahí no sé si no hubo una chanza de mi viejo porque mi abuela se llamaba Rosa. Pinky, como Rosita, yo era varón pero me llamaba así. Cuando cumplo doce le dije a mi hermano que quería que me dejaran de llamar así. Había perras, una locutora, mujeres a las que llamaban así. Con él acordamos que me iba a llamar Andrés y mi madre, Iris (era de observarme mucho), se negó a dejar de llamarme Pinky. A mí me daba bronca y como yo no le respondía, comenzó a llamarme Andrés.

Andrés Otaduy III




En tu barco siempre te va a llevar tu mejor amigo
o tu novio
vamos a salir a pescar a la Florida
peces: moncholos, carpas, surubíes
Vamos a comer fritos
con sal, vinagre, perejil
beberemos cerveza o una gaseosa grande
una Sprite.
                                                 Jonathan Vara

viernes, 13 de octubre de 2017

La mariposa | Miguel Ángel Astrada

Una mariposa es como 
un lirio que brilla al 
amanecer y tiene muchos 
colores blanco-negro-
violeta- amarillo y tiene 
que posarse en una rama 
para saber volar y después 
sale al aire y se diluye.
Una mariposa es un elemento
que se expande sobre 
superficies terrestres. 


***




Frágil el cristal que se puede 
quebrar pero no se termina 
de romper por más que 
quiera.
Y está bien que así sea.


***


Soy un pianista que ejecuta un 
instrumento que no da sonido.
Toco de oído y a veces quiero 
decir algunas palabras pero no 
expresándolas sino de manera 
tal que se puedan cantar.




Miguel Ángel Astrada

Vivo en Rosario.
Empecé a escribir en estos años. Me gusta mucho porque escribiendo uno descubre nuevas maneras de mirar las cosas.

domingo, 12 de julio de 2015

dos ángeles... | julián lezcano

Dos ángeles
como dos niñas
yo no entendí el inicio
pero vi las doncellas fuego.
¿Cómo romper ese silencio de cristales?
¿Cómo cruzar la línea de lo inevitable?
Ya no hay puntos ni comas, ni musas,
ni niveles suprasensibles,
ni luna, ni limbo,
sólo girando como una alucinación en un suspiro sin tiempo.
Ya no sé de ese silencio
hoja y humo soy
como un rayo en la tormenta del exilio,
pájaro diamante que pasa sobre la música de la existencia.
¿Y qué queda después de mis heridas?
Tras ese ventanal gigante cede mi sombra
los pasajes de la intermitencia donde corro desestabilizando el ocaso,
en un suave retornar de mi silencio gris.
¿Cómo cruzar la línea de lo inevitable?
Correr desestabilizando la armonía de los perfumes,
correr dejando las crines en el césped.
Y de este cielo violeta sólo quedan ecos, pequeños reflejos que se van como sombras, como palabras. Jugar en ese instante de premonición, tener paciencia, ante los ojos de los ángeles que observan inminentes. 

Yo no entendí el inicio 
pero vi las doncellas fuego.

Donde corren caballos diamante
extinguiendo la noche imposible,
se abren las aberturas del tiempo rosa.
En este universo celeste, confluimos como hacia el mar. ¿Por qué habríamos de quedarnos aquí?

Yo no entendí el inicio
pero vi las doncellas fuego.

martes, 14 de abril de 2015

el gauchito luis | ana maría ibáñez

En la oscuridad de la noche
percibo tu presencia, Luis.
(Este es el que murió).
Hacemos el amor salvajemente
triángulos equiláteros, isósceles, obtusángulos,
cuadrado, cubo, compás.
Despierto fría como la nieve,
caliente como el sol del Febo asoma.
El humo del cigarrillo de la madrugada
nos excita.
Nuestros cuerpos apareados
culminan la noche
como los leones, soy una leona
herida
por tu culpa 
me dejaste
como un animalito
crazy
partiste al cielo de los atardeceres:
odio el amanecer.
Bajás en bicicleta
hasta mi cama
y las estrellas brillan en la noche negra.
No hay reloj
no hay doncella
hay un hombre y una mujer que se aman
que aprietan sus cuerpos como la última noche de la vida.

viernes, 10 de abril de 2015

azul | julián lezcano

I
En una fuente
un ave abre sus alas,
una niña, sus ojos,
dos almas nuevas despiertan.

La niña acostada en el césped contempla el color de los árboles.
Oye detenidamente.
Trópico de Cáncer
Trópico de Capricornio
Los insectos, el ruido del viento, el murmullo de otros niños.

II
La niña viste de azul
azul su nombre
azul el ala del ave que observa.

Una voz (no muy lejos del amanecer):
"He vencido la Eternidad, el Tiempo, ahora puedo mistificar lo intangible,
el Viento, el Amor."

III
La niña sonríe y una mariposa desciende sobre su mano izquierda
la sostiene sobre uno de sus dedos y la observa fascinada.

IV
Un huracán de rosas lejos del amanecer
se esparce en el futuro.
Rota el eje del mundo
y nuestros destinos cambian.

V
Invisible el vértigo de nuestras almas
cristal
la imaginación se desintegra.
La luna y las estrellas ya no alimentan
la mandrágora de mis pensamientos.

VI
Una mariposa blanca sobre una orquídea azul.

VII
La niña cierra sus ojos al mundo
la magia enciende de luz su espíritu infantil lleno de inocencia.